modelismocolombia.com
Copyright © 2008 by "Fernando Trujillo"   •   All Rights reserved   •   E-Mail:constructor@modelismocolombia.com  • 
Historia
Colon
Piratas
Vikingos
Egipcios
fenicios
Después de que el hombre descubriese que su cuerpo se sostenía sobre un tronco, se le ocurrió unir dos o más troncos para formar una balsa como transporte. Podemos decir que la primera embarcación propiamente dicha fue la canoa. De debe al la Edad de Piedra, y la construían ahuecando un tronco y como medio de impulso se usaban remos cortos. Después se recubrieron de tejidos impermeables y tras esto se construyeron utilizando planchas de madera, atadas o cosidas entre sí, o sujetas con clavijas a una armadura interna. Pronto fue descubierto que si se les ponían velas a los barcos, éstos se movían más rápido impulsados por el viento. Estas velas probablemente en un principio eran de juncos entretejidos o pieles.

Tipos de embarcaciones primitivas.
Las sociedades primitivas usaban para trasladarse por el agua, balsas o canoas, cubiertas con pieles o cortezas, y piraguas construidas con troncos vaciados.
Las embarcaciones más complejas de este tipo se cubrían con un armazón de madera, formado por costillas y piezas longitudinales, con un forro de tablas de madera delgadas.
Los modernos modelos que se utilizan en Europa se desarrollaron a partir de aquellos barcos primitivos que usaron los egipcios y otros pueblos mediterráneos
Desde que el hombre fue capaz de recorrer el mar en barcos, inconscientemente comenzó a hacer mediciones oceanográficas, pues para evitar las rocas, los bancos de arena y los arrecifes tenía que saber cómo era el fondo de las áreas donde navegaba. En pinturas y murales egipcios con más de 3 000 años de antigüedad hay escenas de marineros que, desde sus embarcaciones, sostienen una cuerda con una pesa en el extremo para registrar las profundidades. De esta manera localizaban las aguas más profundas para poder navegar cerca de la costa.

El primer dato que se puede considerar como científico lo aportaron los sabios griegos y romanos cuando trataron de explicarse cómo llegó el mar a adquirir sus características, por qué su nivel no sufría cambios, por qué era salado mientras los ríos y los lagos eran dulces, y por qué las mareas eran más marcadas en las costas del océano que en las del Mediterráneo.

Esas preguntas resultaban demasiado difíciles y ambiciosas, sobre todo porque, con los pocos conocimientos que se tenían en esa época, no era posible responderlas de manera concluyente. Por esta razón sólo llegaron a conclusiones que no pasaron del plano especulativo.

Para estudiar el océano sobre una base científica fue necesario ir uniendo la información de los navegantes, con el enfoque especulativo de los filósofos. Conforme aumentó el conocimiento del mar, gracias a que los marinos, con sus viajes, extendieron su campo de acción desde la costa hasta el interior de los océanos, la humanidad comenzó a tomar conciencia de las lagunas que había sobre este conocimiento. Todo el progreso logrado en torno al conocimiento y uso del océano se vio interrumpido por los romanos, quienes, en virtud de que no tenían los medios para dominar el mar, le pusieron un cerco: arruinaron puertos e impidieron que los conquistados los reconstruyeran. En pocas palabras, regresaron a la tierra firme.

Al incendiar la biblioteca de Alejandría, los romanos aniquilaron el maravilloso edificio donde se hallaban los conocimientos sobre el océano, que fueron el producto de los esfuerzos realizados por los hombres a lo largo de diez siglos.